Me before you, de libro a película

Como supongo sabrán, ha salido la película de Me before you y hace unas semanas que he ido al cine a verla. Definitivamente tuve que esperar a encontrarme en mejor estado emocional para hacer esta entrada, les digo desde ahora que la película me llegó a la fibra sensible.



Me enteré de la existencia del libro a finales del otro año, si no me equivoco. Yo no sabía que leer, así que pedí recomendaciones a mis amigos y una de ellas me dijo que leyera el libro. Sin embargo no fue hasta que me enteré de que iba a salir una película que lo terminé.

Hay que admitirlo, se convirtió en uno de mis libros favoritos y me hizo pensar mucho y cambiar la perspectiva que tengo del mundo, de la vida y del amor.

Me ha tocado el corazón, pero no lloré. Sí, me sentí infinitamente triste, se me aguaron los ojos y me quedé en un trance de al menos veinte minutos, pero se me pasó. Pues, ¿Adivinen qué? Todas las lágrimas que no salieron con el libro, salieron con la película.

Enserio, me puse a llorar desde la escena de la playa hasta el final. No paré y mi hermana se burló de ello. Estaba sobando mi espalda y riendo... mientras lloraba. Sí, ella también lloró.

Mi hermana también lo leyó y todavía recuerdo cuando lo terminó... Fue a mi habitación con los ojos rojos y el rimel corrido y me preguntó que porqué la hice leer el libro. Yo, obviamente, me reí ya que no fue por mí que ella lo conoció.

Fue algo así, tipo:




Y ahora hablemos de la película... ¿Qué me ha parecido? Me ha parecido que a pesar de que cortaran escenas y cambiaran algunos detallitos, le fue muy fiel al libro y eso me gustó. A mi hermana no tanto, se la pasó toda la película quejándose de qué iba o qué no.




Igual ninguno de los personajes me los imaginaba así. Sobre todo a Nathan, me lo imaginé más joven y menos... ¿Musculoso? Igual me encantó como Emilia interpretó a Louisa, simplemente le salió genial. Los gestos, las sonrisas, definitivamente supo entrar bajo la piel de Lou.

Sobre Will... no me quejo. Sam hizo bien el papel y supo como contar los típicos chistes de humor negro que llenan la historia. Mi único problema fue que me lo imaginé más frío y cortante, que divertido y sarcástico ante la ignorancia o estupideces.

Amé la escena del cumpleaños de Lou, sobretodo cuando después de que Patrick le da la cadena con un dije de corazón se nota que no la conoce realmente llega Will y le da las medias de abeja.


Fue algo, simplemente hermoso, ver la ilusión en la cara de ella y la sorpresa de Patrick ante la reacción de ella.

Otra escena que me encantó fue cuando Will ya se iba, tras la cena y Patrick intentó echarle en cara que Lou era su novia, me mató lo que le dijo. De verdad, que me exploté de risa en el cine.

No se pueden perder la película. Si ya la han visto, dejénme en los comentarios qué les pareció :)

Me despido con esta foto para que se maten de risa y sepan el libro del segundo libro (que no pienso leer, me parece que hubiese quedado mejor como libro autoconclusivo)


3 comentarios:

  1. Pues no me burlaba,sólo quería darte apoyo (Hahaha), si me queje de cada detalle parece que fui esperando ver el libro en escena y no una película basada en un libro.
    Ame ese libro, cambio mi forma de ver las cosas.
    Cuando termine el libro fue como si yo fuera Liu no podía entender por qué rayos Will no quería continuar con su vida por más miserable que fuera si la tenía a ella; Me revise a ver si estoy viviendo plenamente, hay que vivir.
    No soy buena para los blogs. Bye
    Posdata: también lloré en la película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que de alguna manera entendí a Will y su desición. La amaba y por eso no quería estorbar en su vida. Exacto, ella tenía que vivir y a su lado iba a ser más difícil. Aunque hubiese preferido que el no muriera, considero que es un buen final.

      Lo sé, estuve contigoo xD

      Bye

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar